Unete, la comunidad de activistas VIH/SIDA hace un llamado para la expansión de “Santuario”

Una declaración en unísono por estas organizaciones, Counter Narrative Project, HIV Prevention Justice, Positive Women’s Network-USA, Translatin@ Coalition, Treatment Action Group, The U.S. People Living with HIV Caucus y Venas Abiertas: Una red en formación de personas inmigrantes viviendo con el VIH/SIDA

nadie se va de casa salvo
que la casa sea la boca de un tiburón
solo corres hacia la frontera
cuando ves a toda la ciudad corriendo también…

tienes que entender,
que nadie mete a sus hijos en un barco
salvo que el agua sea más segura que la tierra…

nadie elige campos de refugiados
o registros sin ropa donde te dejan
el cuerpo dolorido
o la prisión,
porque la prisión es más segura
que una ciudad de fuego…

– pedacitos del poema “Casa” de Warsan Shire

May_Day_lorez_SPA_3-663x1024
Graphic by Design Action Collective

El emigrar lleva consigo un sinfín de penurias y muchos sacrificios: dejando atrás a nuestros seres queridos, nuestra comunidades y también lo poquito que tenemos. En ocasiones teniendo que empezar de cero, pues el encuentro es con una cultura y lenguaje totalmente nuevos.  A lo largo de la historia, gente y pueblos enteros se han visto en la necesidad de hacer estas difíciles y a veces trágicas decisiones por su propia supervivencia y casi siempre, por un futuro un poquito mejor para sus seres queridos. Sin embargo, en reciente historia, millones y millones de personas, quienes llegaron a este país impulsadas por las mismas aspiraciones y valores a los este país atesora, viven en angustia total, con un temor persistente por su seguridad–y solo porque una minoría de los Estados Unidos eligió como su presidente a un demagogo con pretensiones faraónicas y quien en su camino hacia la victoria, tomó como blanco a estas comunidades inmigrantes utilizándoles a menudo como chivos expiatorios, lanzando amenazas y calumnias al por mayor. Hoy en día, ya hemos visto numerosas acciones destructivas de esta administración, como fruto de una retórica peligrosa y divisoria en políticas que contrastan con la misma Constitución de los Estados Unidos y los valores que consagra.

La mayoría de las organizaciones pertenecientes al movimiento VIH/SIDA han permanecido en silencio en lo que a asuntos de inmigración se refiere, a pesar de los atropellos a la dignidad humana que se han hecho evidentes, incluyendo en estos primeros 100 días de esta administración, donde se ha visto en peligro la seguridad y la vida misma de millones de personas que viven en este país.  La lista es larga, dos “prohibiciones musulmanas” (la prohibición de entrada a Estados Unidos de ciudadanos de una serie de países de mayoría musulmana) y amenazas para retirar fondos federales para ciudades conocidas como “Santuario” que fueron bloqueadas por jueces federales; acciones por el Departamento de Justicia (DOJ) en contra de la comunidad inmigrante, donde arrestan y deportan a miles, inclusive residentes de Estados Unidos, incluyendo aquellos que fueron traídos al país como niños, e incluso cuando esto significa separar familias; las amenazas de construir el famoso “muro fronterizo”  a lo largo de la frontera sur; la creación de un banco telefónico con líneas directas para la divulgación pública de “crímenes cometidos por inmigrantes” al estilo de los Nazis; planes para reforzar dramáticamente el número de patrullas fronterizas y agentes de inmigración y Aduanas (ICE) con el objetivo también de apoyarse en los departamentos de policía locales para hacer cumplir las leyes federales de inmigración: estas amenazas y ataques han creado un clima basado en el temor, y lo han sentido comunidades enteras.

Para inmigrantes que viven con el VIH/SIDA y para quienes son vulnerables a este, el precio que se paga puede ser muy caro. Para muchos, la deportación podría significar la muerte. Algunos de ellos se mudaron a los Estados Unidos precisamente para acceder un tratamiento de salud no disponible en sus países de origen. Otros se enfrentaron a la violencia sexual y la explotación durante el mismo proceso migratorio, lo que aumenta la vulnerabilidad a la adquisición del VIH/SIDA. Aún así, otros abandonaron sus hogares, huyendo de una cultura opresiva en contra de la diversidad sexual, políticas públicas injustas y violencia, y quienes al ser deportados, podrían enfrentarse a la persecución o a la muerte.

Más allá de los peligros muy reales de la deportación, la misma detención por ICE es una amenaza para la salud y la seguridad de las personas, punto. Las prisiones privadas y los centros de detención, que son la mayoría de los que se utilizan en la aplicación de la leyes de inmigración, son notorios por negar la atención médica necesaria y el acceso a medicamentos esenciales a la personas detenidas ahí. Estas prisiones y / o centros de detenciones, son una fuente de traumas psicológicos, haciendo más vulnerables aún, a las personas encarceladas o detenidas.

Estos temores conducen a muchos residentes indocumentados a las sombras, aumentando los riesgos de violencia y explotación. En el 2017 ya se ha reportado una considerable disminución en el número de agresiones sexuales reportadas por personas Latinx. En Texas, una mujer transgénero e inmigrante que tramitaba una orden de restricción por violencia íntima en contra de su pareja, fue detenida en el juzgado mientras salía de la audiencia. Este tipo de intimidaciones, envía un mensaje claro a las personas indocumentadas y es que no pueden confiar en la policía o en los tribunales para protegerlos. Y esto aumenta la vulnerabilidad de por sí ya afectada, de mujeres cisgénero y transgénero que viven con el VIH/SIDA, a lo que conocemos como la violencia de pareja íntima (IPV).

Esa misma desconfianza a los “sistemas” también obstaculiza los esfuerzos de salud pública para prevención, la prueba, tratamiento y los servicios del VIH/SIDA. Los inmigrantes que son transgénero o género no conformistas, personas Negras, personas Musulmanxs, personas Latinx que usan drogas, o personas que hacen trabajo sexual, son especialmente vulnerables tanto a la adquisición del VIH/SIDA y al mismo tiempo, a las barreras para consentir atención médica; las consecuencias de experimentar múltiples discriminaciones en los entornos de atención médica pueden aumentar esta desconfianza que en ocasiones, puede ser fatal. Las leyes que criminalizan el VIH/SIDA en este país, afectan desproporcionadamente a este grupo de personas: lxs inmigrantes tienden a ser, en alto porcentaje, procesados por el sistema judicial penal debido a su estatus de VIH/SIDA, con cargos que afectan en gran medida a trabajadorxs sexuales. Esto significa que los más necesitados en lo relacionado a la prevención, pruebas y tratamiento del VIH/SIDA, serán los más difíciles de encontrar, comprometer y retener en el cuidado del VIH/SIDA.

En gran medida también hemos visto cómo las mujeres transgénero son criminalizadas simplemente por quienes son, encarceladas en estos centros de detención, donde ICE rutinamente las abusa y maltrata con graves consecuencias. Este año conmemoramos el décimo aniversario luctuoso de Victoria Arellano, una mujer transgénero que murió bajo el cuidado de ICE, debido a que este órgano del gobierno, se negó a proporcionar el tratamiento del VIH/SIDA que podría haberle salvado la vida. Hoy en dia, hay muchas como nuestra querida Victoria Arellano, estas guerreras continúan luchando contra el sistema judicial penal tan sólo para obtener las necesidades más básicas, como el tratamiento del VIH/SIDA y su terapia hormonal. Hay que  reconocer de forma contundente que las mujeres transgénero de color son las personas más afectadas por el VIH/SIDA, especialmente aquellas que luchan por sobrevivir dia a dia, incluyendo a las personas  inmigrantes.

Es incomprensible que la comunidad VIH/SIDA y sus organizaciones, se mantengan en silencio mientras un gobierno nacionalista de extrema derecha ataca a miembros de nuestra comunidad con retórica y políticas públicas que amenazan su existencia. Hay que recordar que nuestro movimiento ha luchado por los derechos de las comunidades marginadas desde los primeros días de la epidemia – Una época en la que pocos estaban dispuestos a hablar por el derecho básico a la supervivencia de los hombres gays, las personas que usan drogas, las personas negras y las personas pobres o de escaso recursos.

Sin este legado de activismo de nuestra comunidad y la voluntad de decir la verdad al poder – inclusive gritando cuando sea necesario – se pudiese decir con certeza que no tendríamos hoy en día muchas de las políticas públicas y programas sociales y de salud que prácticamente salvan vidas, como la ley y programa Ryan White, el programa de Asistencia de Drogas para SIDA (ADAP), o el programa Oportunidades de Vivienda para las Personas con el SIDA (HOPWA). De hecho, probablemente ni siquiera tendríamos los tratamientos tan efectivos en contra el VIH/SIDA si no hubiésemos resistido y luchado por nuestras vidas y las de nuestros seres queridos, de la forma en que lo hicimos. La lucha por sobrevivir, por resistir y por prosperar conecta de manera inextricablemente el movimiento VIH/SIDA y el movimiento Inmigrante. No podemos optar por el ignorar la opresión que experimentan estas personas que han tomado decisiones increíblemente difíciles en su vida, en la mayoría de los casos, por su seguridad y supervivencia; porque al final, nos afecta a todxs lxs que pertenecemos a la comunidad VIH/SIDA.

Como personas que vivimos con el VIH/SIDA y junto a nuestros seres queridos, se pudiese decir que debido a lo que hemos vivido juntos tenemos demasiada experiencia en temas de discriminación y la marginalización, y que es un deber nuestro el luchar e incorporar en nuestras propias organizaciones, redes y comunidades:

  1. Una visión más amplia del concepto “Santuario”, como lo describe Mijente – ” se desmantela el aparato policiaco de hoy en día, el cual canaliza el encarcelamiento masivo y la máquina de deportación”.

Históricamente, las ciudades y los condados denominados “Santuario” son aquellos que garantizan servicios a los inmigrantes independientemente de su ciudadanía, estos también crean sistemas para que la aplicación de la ley en general está separada de la aplicación de las leyes de inmigración. Muchos policías apoyan estas políticas, señalando que el temor a ser detenidos por su estatus migratorio hace que las personas en las comunidades inmigrantes tengan miedo de denunciar crímenes o cooperar con investigaciones. Las políticas “santuario” mejoran la seguridad pública.

Debemos presionar y apoyar a los funcionarios locales de las llamadas “ciudades santuario” para que no cedan ante las amenazas de la administración que hace un llamado a deshacerse de las protecciones para los inmigrantes. También debemos hacer esfuerzos para monitorear, movilizar y denunciar cualquier reglamento o estatuto local que tenga la capacidad de debilitar el estatus de “Santuario” o de disminuir las protecciones para los inmigrantes.

  1.  El concepto “Santuario”, en  los centros de salud, hospitales  y lugares que brindan atención a personas viviendo con el VIH/SIDA

Somos parte de la  comunidad que proporciona servicios directos y atención a la salud, y como tal debemos darnos a la tarea de crear “Santuario” en espacios dedicados a brindar prevención holística, pruebas, consejería, tratamiento, atención de salud reproductiva y otros servicios de salud mental, para que las personas inmigrantes que viven con el VIH/SIDA o vulnerables a este, tengan acceso a sus servicios con seguridad y confianza.

Personas inmigrantes están en todo su derecho a estar preocupadas por la posible divulgación de sus datos con agencias federales, agencias de inmigración, o cualquier otro organismo que hace valer la ley. Por lo tanto, debemos de revisar nuestros protocolos y ver cómo y qué datos se recopilan y cómo se mantiene bajo seguridad en nuestras organizaciones, clínicas y sitios de prestación de servicios. Personas inmigrantes que buscan servicios debe tener la certeza que sus expedientes médicos, información de contacto y cualquier otra información personal seguirán siendo confidenciales. Personas inmigrantes necesitan que alguien les aseguren que nunca se les preguntará sobre su estatus migratorio, y que su estatus serológico, positivo o negativo, nunca será compartido con nadie sin su consentimiento. Personas inmigrantes deben tener la certeza que es su salud y bienestar, es el objetivo principal de nuestros establecimientos de servicio.   

Además, organizaciones y clínicas deberían tomar medidas para declarar públicamente sus políticas “santuario” en relación a la no divulgación de datos personales, la negación a colaborar con ICE,  y otras medidas que están tomando para proteger a clientes inmigrantes.  También en sus comunicaciones externas y materiales de campañas públicas, deben incluir materiales lingüísticamente apropiados. Si por alguna razón no pueden garantizar la seguridad de sus clientes inmigrantes, deben ser transparentes e indicar que tal espacio ya no es seguro para inmigrantes, indocumentados especialmente.  

Entre las prácticas prometedoras y también prácticas que se están utilizando ahora mismo, se incluyen las clínicas que toman medidas para declarar que sus espacios no son públicos, de esa forma prohibir el acceso de las autoridades de inmigración; así mismo, el desarrollo de protocolos para confrontar a posibles incursiones de ICE y evitar deportaciones en masa; y entrenamientos de “Conozca Sus Derechos”, facilitado por organizaciones comunitarias que basan su trabajo en el VIH/SIDA para clientes inmigrantes y que son presentados en diferentes idiomas.

  1. los derechos de los inmigrantes y la justicia, incluyendo a las personas transgénero y de género no conformista (TGNC en sus siglas en Inglés)

Para que “Santuario” sea más que una palabra de moda, la comunidad VIH/SIDA debe tomar una posición de liderazgo en este tema. Aunque somos un grupo marginalizado, nuestra comunidad ha disfrutado del privilegio de acceso relativo a quienes toman decisiones, financiamiento y otras formas de recursos institucionalizados. Las personas inmigrantes impactadas por el VIH/SIDA no disfrutan de estos privilegios. Gran parte de nuestra defensa en esta administración se ha centrado en contactar a los miembros del Congreso, los cuales raramente responden a quienes ellos perciben, no tienen poder de voto. Otro aspecto importante son los materiales de promoción del VIH/SIDA,  los cuales casi nunca son diseñados en colaboración con comunidades inmigrantes y muy raras veces son disponibles en otros idiomas que el Inglés. Los esfuerzos de alcance a las comunidades de inmigrantes deben incluir proactivamente a grupos de la comunidad de inmigrantes Latinx, Negrxs y Asiáticxs, entre otros. Estas colaboraciones deben concentrarse en las experiencias de comunidades inmigrantes, sin poner en peligro su seguridad ni explotar sus sentir o utilizarlos como símbolos, y debe incluir a personas inmigrantes género no-conformistas (TGNC en sus siglas en Inglés).

Este día 1ro. de Mayo y más allá, las organizaciones pertenecientes al movimiento VIH/SIDA deben comprometerse a trabajar con grupos que luchan por los derechos de los inmigrantes y otros movimientos de justicia social, incluyendo el movimiento feminista, LGBTQ, los abolicionistas de prisiones y los movimientos antirracistas, para que así articulemos una visión unificada de los derechos humanos para todas las personas viviendo en los Estados Unidos, independientemente de su estatus migratorio, el estatus del VIH/SIDA, la identidad de género, la orientación sexual, la raza, la religión o la etnicidad. Debemos declarar contundentemente que un ataque en contra de uno de nosotros es un ataque a todos nosotros. Debemos decir presente cuando nos llamen y apoyar siempre que podemos poner nuestro granito de arena. Debemos comprometer activamente a nuestros distritos electorales en el movimiento de expansión de las políticas “Santuario”, educando a nuestras comunidades y hablando siempre con la verdad.

Y debemos estar preparados para luchar agresivamente contra cualquier política que contradiga esos objetivos. Debemos negarnos a cooperar con esas políticas, en caso que se promulguen.

Como personas viviendo con y afectadas por el VIH/SIDA, estamos acostumbradxs a luchar por nuestras vidas, con el apoyo crucial de nuestros aliados. Ahora es el momento que nos unamos en solidaridad con otros que también están luchando por sus vidas, entendiendo que nuestras luchas no son distintas y que nuestros destinos están inextricablemente entrelazados. La historia nos juzgará severamente si pretendemos lo contrario a través de nuestras palabras, acciones— o silencio.

Por favor firmen aquí para comprometerse, como organización o como individuo, en promover y proporcionar lo anterior, siempre que sea posible.

Agradecimientos especiales a Maxx Boykin, Marco Castro-Bojorquez, Grissel Granados, Naina Khanna, Suraj Madoori, Bamby Salcedo, Jennie Smith-Camejo, Andrew Spieldenner y Charles Stephens por esta declaración.

Traducción e Interpretación a cargo de Marco Castro-Bojorquez, Alejandra Esparza y Allan Acevedo

May Day Spanish
Graphic by Design Action Collective